23/01/2018

Cotidianidad y rutina tras la Cabalgata de Triana

Avenida de Alvar Núñez . Raquel Almodóvar

La Cabalgata de Triana, la que según cuentan utilizan Los Reyes Magos para despedirse de Sevilla, fue el broche final a las Navidades celebradas en El Carmen el pasado 6 de enero. Como viene siendo ya costumbre en los últimos años, niñas y niños vecinos de la barriada participaban como personajes en una de las carrozas de la cabalgata trianera. 

La AAVV Nuestra Señora del Carmen de Triana es la encargada de organizar la aportación de la barriada a esta última gran celebración navideña, para lo cual se coordina con el organismo organizador, el Distrito Triana. Semanas antes de la celebración de la cabalgata comienzan los preparativos en la sede de la asociación. Las principales tareas son la organización de la inscripción de los participantes y gestionar la logística necesaria para la participación del barrio en la cabalgata.

Finalizado el torrente festivo todo vuelve a la rutina y nada sobresalta la cotidianidad en el conjunto residencial. Vuelve el bullicio a los espacios de sociabilidad de la barriada y de su entorno inmediato; vuelven las compras diarias a los comercios tradicionales y al supermercado; el monótono calendario laboral y escolar… Y así seguirá todo hasta la celebración del próximo ritual festivo significativo para El Carmen.