23/04/2018

La arquitectura de las viviendas de El Carmen

Ignazio Gardella y Franco Albini, Quartiere Mangiagalli (1950-1952) y Luís Recasens, El Carmen (1955-1958). . Archivo histórico Gardella y Revista Hogar y Arquitectura

Las viviendas que se programaron construir en el barrio de El Carmen fueron de dos categorías: 2ª y 3ª categoría, de acuerdo con las instrucciones recibidas desde la Jefatura Nacional de la Obra Sindical del Hogar. Las de 2ª categoría, de mayor superficie, se agruparon en los bloques en forma de estrella y los de 3ª categoría en los bloques lineales del interior de la manzana.

Bloques en estrella. Planta tipo. . ICAS-SAHP, Archivo Municipal de Sevilla, Obras de Particulares

Los bloques en estrella representan una novedosa experimentación sobre la tipología de bloque en H, que incluye mejoras significativas en la iluminación y ventilación de las viviendas. Desde el punto de vista plástico, los quiebros en las fachadas, las cornisas voladas y los cuerpos de ascensor exentos recuerdan a los bloques que Ignazio Gardella y Franco Albini construyen en el Quartiere Mangiagalli en Milán entre 1950 y 1952, lo que conecta el diseño de estas torres con la mejor arquitectura racionalista europea del momento. Es necesario reconocer, no obstante, que la forma quebrada de las viviendas dificulta su composición interna, que se desarrolla según esquemas tradicionales de distribución. La mayor novedad que ofrece la planta es la conexión tangencial de los ámbitos del comedor y el estar.

Bloques lineales. Planta baja. . ICAS-SAHP, Archivo Municipal de Sevilla, Obras de Particulares

En relación a los bloques lineales, el mayor condicionante al que tuvo que enfrentarse Luis Recasens para la composición de las viviendas fue su reducida superficie: 42 m2 para una vivienda de tres dormitorios, estar, cocina, baño y terraza. Como puede observarse claramente en la planta, la estancia más perjudicada por esta limitada superficie es el estar, que no pasa de ser un gran distribuidor para el resto de habitaciones. Aun así, se logra componer una vivienda donde los dormitorios gozan de una cierta proporcionalidad y las relaciones son fluidas entre espacios. En viviendas de tan reducidas dimensiones, el recurso de disponer el estar en una posición central dividiendo la zona de noche y actuando como espacio principal de distribución fue muy utilizado por los arquitectos de la época.