05/06/2018

Los Medias Rojas y el Charlie Brown

El Charlie Brown. Cáceres 1977. Fase de clasificación para el Campeonato de España. De izda. a dcha.: Jaime, Paco, Pepe, Javier, Josemi, Rafa y Josemari. . Desconocido

El título de este relato, a buen seguro, resultará extraño a la mayoría de internautas y también a una parte del vecindario, pero como tendrán ocasión de comprobar, si se quedan enganchados a la lectura como yo lo hice cuando uno de sus protagonistas me narró su historia, descubrirán que tiene más sentido (y significado) de lo que parece.

Esta historia surge durante los años 60 del pasado siglo y dará lugar a tres generaciones de trianeros pioneros en un deporte que, en los tiempos del blanco y negro y un solo canal, parecía sólo accesible para los escenarios de Hollywood.

El Carmen de esa década era un vecindario de matrimonios jóvenes, recién llegados a la barriada, que vieron nacer y crecer en esos años a la primera generación de vecinas y vecinos genuinos del lugar. Algunas de ellas y ellos nacieron en sus casas asistidos por una matrona muy conocida en la época cuyo nombre no ha pervivido en la memoria oral.

En el plano opuesto de la ciudad, en la misma década, había una colonia residencial del ejército norteamericano para el personal que trabajaba en las bases andaluzas, especialmente en la base militar de Morón. El personal vivía en la colonia con sus familias, por lo que hijas e hijos, en su mayoría hispanohablantes, estudiaron en distintos colegios de la capital hispalense. 

En uno de estos colegios, Salesianos de Triana, tuvo lugar el contacto entre los vecindarios más jóvenes de El Carmen y Santa Clara. En los recreos entre clases se fraguó la amistad entre los jóvenes y, desde entonces, dedicaban este espacio a jugar al baseball (o béisbol) disputándose los primeros partidos entre “Triana y Santa Clara”.

Estos fueron los orígenes del primer equipo de béisbol que se fundó en Triana, los Medias Rojas. Esta primera generación de beisbolistas terminó con uno de sus pitcher en la Selección Española de Béisbol, Carlos Osorio, llegando a competir en torneos europeos como el Eurobéisbol-75 celebrado en Barcelona como recuerda una crónica de ABC Madrid de aquel año.

Primer encuentro de veteranos de Sevilla. Parque Amate 2016. De izda. a dcha. Josemi, Josemari, Javier,Paco, Vicente, Tomás, Juan Blas y Miqui. . Desconocido

A esta generación le sucedió una segunda que, a mitad de los años setenta, cambió el nombre del equipo a Charlie Brown. Aunque este equipo ya no estaría sólo formado por vecinos del Carmen, El Tardón y otros barrios de Triana, sino que también se incorporarían vecinos del Polígono San Pablo. 

La tercera y última generación del Charlie Brown, ya a finales de los años setenta y principios de los años ochenta, también contaría con otro jugador participante en la selección nacional, un vecino de El Carmen (Osorio no lo era) conocido como “Manolín” que también jugaba en la posición de pitcher.

Javier Ávila, hijo de Alegría Bejarano, primera mujer en ser socia del club Mercantil, perteneció a esa segunda generación de beisbolistas de la barriada. Javier es el vecino que relata esta historia, quien tiene la generosidad de compartirla y, a quien agradezco las horas que este trabajo de campo le ha robado.