María Guadalupe Monge Gómez
Dpto. Cristalografía, Mineralogía y Química Agrícola, Universidad de Sevilla
mayo, 2012
 
Licenciada en Ciencias Geológicas por la Universidad de Granada y Doctora por una Universidad de Sevilla.

Profesora del Área de Cristalografía y Mineralogía de la Facultad de Ciencias Experimentales de la Universidad Pablo de Olavide.

Investigadora dentro del Grupo de Investigación RNM349: Mineralogía y Geoquímica Ambiental y de la Salud de la Universidad de Sevilla.

Su línea de investigación principal es la Geoarqueología de yacimientos prehistóricos, incidiendo fundamentalmente en la Mineralogía aplicada a procesos de formación de yacimientos arqueo-paleontológicos, identificación de episodios de ocupaciones humanas y estudio fosildiagenético de restos óseos.
 

Resumen

El yacimiento arqueológico de la cueva del Ángel se sitúa en la provincia de Córdoba, dentro del término municipal de Lucena; en el extremo suroccidental de la sierra de Araceli y al pie de las sierras subbéticas. Desde su descubrimiento en 1995, se han llevado a cabo seis campañas de excavación que han dado como resultado la obtención de un importante número de útiles líticos, así como de numerosos restos óseos de fauna.

La tesis doctoral se centra en la caracterización del depósito endokárstico existente en este yacimiento arqueológico del Pleistoceno medio y superior (MIS 11- MIS 5), con abundantes restos de material arqueológico (fauna e industria fundamentalmente) y en las evidencias del posible uso del fuego por parte de sus moradores. En este sentido se identifican las “huellas dactilares” de las modificaciones composicionales y texturales que sufre el sedimento sometido a una anomalía térmica por efecto antrópico de la ocupación humana de la cavidad.

El estudio de este depósito endokárstico se aborda utilizando como herramientas básicas la mineralogía, el análisis textural, la micromorfología y la geoquímica, centrándose en los procesos deposicionales y postdeposicionales que han actuado sobre él, con idea de constituir uno de los pilares sobre los que llevar a cabo la interpretación paleoantropológica global del yacimiento.

La caracterización del depósito endokárstico ha permitido determinar la naturaleza y el origen de los componentes que conforman el registro estratigráfico del yacimiento, establecer la intensidad de los procesos geogénicos, biogénicos y antropogénicos que han influido en su depósito y definir cuáles han sido los procesos postdeposicionales a los que ha estado sometido el sedimento.