IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido 10/12/2016

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa web | Ayuda buscador

A+|A-

Imprimir

Enviar a un contacto

        

Aviso legal
Los datos personales del solicitante serán incluidos en un fichero de usuarios del IAPH y serán tratados de forma confidencial conforme a lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de carácter personal. Si desea ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición puede dirigirse al Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, sito en Isla de la Cartuja, Camino de los Descubrimientos s/n, 41092- SEVILLA.

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico
Denominación:

Cruz Alzada Procesional de la Colegiata de Santa María de Osuna. Sevilla.


Datos intervención:

Registro: 45ORF/00
Anualidad: 2005
Bien: Mueble
Tipo: Metales/Platería
Subtipo de intervencion: Cruz de orfebrería
Técn./Soporte: Plata labrada y dorada con incrustación de pedrería (parcialmente perdida)
Propiedad/Demandante: Patronato de Arte del Excmo. Ayuntamiento de Osuna. Sevilla.
Término municipal: Osuna
Ámbito geográfico: Sevilla
Titularidad: Privado

Identificación del bien:

Autoría: Pedro de Ribadeo.
Encuadre crono cultural: Anterior a 1525. Estilo gótico final. Escuela Castellana
Zona/Sector: Su ubicación correspondería a las dependencias de la sacristía del templo. En el periodo de Gestión Municipal y del Patronato, la pieza fue incluida dentro del recorrido museístico, perdiendo paulatinamente su uso, aunque manteniendo su ubicación pues el

Descripción:

Tras un desarrollo paulatino de la villa de Osuna, será a raíz del IV Conde de Ureña, Juan Téllez Girón, cuando en la primera mitad del S. XVI despegue como epicentro religioso y cultural con la fundación de la Universidad y conventos de todas las órdenes religiosas de élite. Es él quien dada su relación y posesiones en el entorno de Valladolid importa en el primer tercio del S. XVI la fastuosa colección de piezas labradas en oro y plata en la villa castellana. De entre ellas destaca sobre manera esta Cruz Alzada procesional sellada por Pedro de Ribadeo autor singular y uno de los artífices de la difusión desde Valladolid (donde sabemos de la apertura de su taller ya en 1497) de la orfebrería gótica de influencia centro europea por la península. La cruz alzada procesional es una pieza singular, una obra de orfebrería que lo es a la vez de microarquitectura, un claro ejemplo de la tradición edilicia del siglo XVI en Castilla, una conjugación perfecta entre la utilidad de la pieza con la majestuosidad de su porte, sus registros de escenas del cristianismo y el modo de decorar los objetos con elementos arquitectónicos góticos. Por ello la morfología de la pieza es esencialmente compleja. La obra se divide visualmente en tres partes, mango más macolla -también llamada manzana o castillete- más la cruz propiamente dicha, que físicamente son sólo las conformadas por la macolla y la cruz. Del mango sale una fantástica macolla con tres cuerpos que van en tamaño descendente, con el primero ilustrado por una sucesión de escenas de bulto labradas representando el ciclo de la infancia de Cristo. En el segundo cuerpo aparecen seis de los doce apóstoles, mientras que el tercero es ornamental. La cruz en sí es del tipo trilobulado con los brazos de casi idénticas proporciones, ornamentada con una trama de elementos constructivos que repiten las cresterías y doseletes del castillete. Sacrificando la arquitectura para desarrollar una estructura litúrgico-iconográfica, la Cruz desarrolla prolíficamente algunos de los temas ornamentales vegetales ya vistos en la macolla, especialmente las cardinas caladas enfrentadas que jalonan los vértices de los brazos de la cruz y los espacios que limitan con los losanges de los extremos. De modo centrípeto la Cruz repite una estructura convergente hacia las esculturas de bulto redondo de Jesucristo en el haz y hacia la Madonna con el Niño en el envés. Las representaciones que comprenden el desarrollo iconográfico de la obra son un total de veinticuatro relieves, seis de ellos en la manzana y los restantes en la Cruz. Los primeros corresponden al ciclo del Nacimiento de Jesús, conservándose cinco relieves, la Anunciación a María, Visitación a Santa Isabel, Epifanía, Circuncisión y Presentación en el Templo. En los brazos de la Cruz se desarrollan en el haz las capillas o portapaz con Dios Padre, en el brazo superior, el Prendimiento y Duelo tras la muerte de Cristo en los laterales con la resurrección de Lázaro en la inferior. En los losanges, aparece la Resurrección arriba, Jesús ante Pilatos y la Coronación de Espinas en los brazos laterales, mientras el inferior lo ocupa la Piedad. El envés presenta en las capillas a Mateo, Marcos, Juan y Lucas con los distintivos del Tetramorfo. En los losanges Cristo en oración en el Huerto de los Olivos en el brazo superior, el Camino del Calvario y el Prendimiento en los brazos laterales, mientras el inferior lo ocupa la Flagelación. Además se distribuyen un total de ocho esculturas de bulto, los seis Apóstoles del segundo cuerpo de la manzana y las más destacadas del Crucificado y la Virgen con el Niño.


Otros:

La pieza presenta varias marcas entre las que se pueden ver la del autor, O/P RIB/ADEO, interpretadas como Pedro de RIbadeo, la del marcador T/AVd conocido como Audinete y tanto en la cruz como en el pie hexagonal aparece el sello de la localidad de Valladolid, compuesto por tres girones flameantes. El contraste lo compone un signo geométrico, junto al que aparecen las letras EBO o FBO.

Intervención:

Actuación:

El estudio del estado de conservación permitió elaborar la propuesta de intervención, detectándose la presencia de deformaciones importantes, pérdida de elementos, desaparición y cambios de éstos incidiendo negativamente en su aspecto, o desplazamientos muy acusados del eje de la estructura y de elementos decorativos como contrafuertes o pináculos que conferían al conjunto la verticalidad propia de la arquitectura gótica. Se detectaron numerosas intervenciones anteriores en el empleo de soldaduras de estaño, adhesivos mal empleados, alteración en la reposición de elementos desprendidos o sucesivas capas de barniz que conferían a la obra un aspecto apagado. También se apreciaron éstas en la fijación de placas de la cruz al alma de madera, ejecutadas con numerosos clavos que agujereaban el metal de forma indiscriminada. Mediante técnicas gráficas y de siglado se procedió al desmontaje total, gracias a lo que se descubrió la habilidad y el ingenio del orfebre en los sistemas de anclaje y en el sentido arquitectónico ascendentes de la Cruz. Gracias a los estudios analíticos se determinó el estado de conservación y resistencia del metal con el fin de conocer hasta qué punto podían enderezarse los elementos verticales y decorativos, llegando a ser en algunos casos desaconsejado. Se estudió el estado en el que se encontraban los mecanismos de anclaje detectándose que buena parte de los mismos pertenecían a una intervención anterior y no cumpliendo ya su función adecuadamente se recurrió a sustituirlos por otros reversibles. La estabilidad estructural se recuperó devolviendo la resistencia mecánica al astil completando las partes perdidas de la rosca. Se repusieron dos elementos de cárdinas desaparecidos en los remates de la Cruz, pues su ausencia alteraba la lectura y el equilibrio compositivo de la pieza. Se ejecutaron huyendo de resultados miméticos con respecto a las conservadas y estableciendo un criterio de diferenciación claro simplificando las líneas del diseño de las hojas e introduciendo una diferencia en la nervadura que pasaba a realizarse mediante incisión en el metal. La gran mayoría de los clavos utilizados para fijar las placas de la Cruz al soporte eran innecesarios, perteneciente a una restauración anterior, prescindiéndose de aquellos no justificados y devolviendo la chapa metálica deformada al plano a través de un suave martilleo por el reverso. Gracias a un estudio gemológico se identificaron las piedras que se conservaban, limpiándolas y procediéndose a engastar aquellas necesitadas. Finalmente se limpió la superficie y se estabilizó el metal para evitar corrosión aplicándose una capa de protección con el fin de aislar el metal del medio.

Informe final

Dado el nivel histórico-artístico de la pieza y su capacidad de representación, la obra ha formado parte de las exposiciones Histórico Europea de París del año 1892 y la magna Exposición de Valdés Leal y Arte Retrospectivo de Sevilla del año 1922.

 

  • Detalle del estado inicial de la Cruz Alzada procesional de la Colegiata de Sta. María de Osuna. Sevilla. Detalle del estado inicial de la Cruz Alzada procesional de la Colegiata de Sta. María de Osuna. Sevilla.
  • Estado inicial de la macolla perteneciente a la Cruz Alzada Procesional de la Colegiata de Sta. María de Osuna.Sevilla. Estado inicial de la macolla perteneciente a la Cruz Alzada Procesional de la Colegiata de Sta. María de Osuna.Sevilla.
  • Cruz Alzada Procesional de la Colegiata de Sta. María de Osuna de Sevilla, tras la intervención. Cruz Alzada Procesional de la Colegiata de Sta. María de Osuna de Sevilla, tras la intervención.

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario. Para el Banco de Imágenes, ver especificaciones.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz
Tel.956203394 | Fax.956203417