IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido 06/12/2016

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa web | Ayuda buscador

A+|A-

Imprimir

Enviar a un contacto

        

Aviso legal
Los datos personales del solicitante serán incluidos en un fichero de usuarios del IAPH y serán tratados de forma confidencial conforme a lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de carácter personal. Si desea ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición puede dirigirse al Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, sito en Isla de la Cartuja, Camino de los Descubrimientos s/n, 41092- SEVILLA.

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico
Denominación:

Proyecto para la conservación y puesta en valor del yacimiento CERRO DE PLAZA DE ARMAS DE PUENTE TABLAS, Jaén.


Datos intervención:

Registro: 93/001
Anualidad: 1993
Bien: Inmueble
Tipo: Sitio Arqueológico
Subtipo de intervencion: Zona Arqueológica BIC.
Técn./Soporte: mampostería con recrecido en fábrica de tapial o adobes.
Propiedad/Demandante: Delegación Provincial de Cultura en Jaén
Término municipal: Puente Tablas
Ámbito geográfico: Jaén
Titularidad: Público

Identificación del bien:

Encuadre crono cultural: Último tercio del s. IX a. C.- fines del S. III / principios del II a. C.
Zona/Sector: Sector A de la fortificación (bastiones B7 a B9) y zona intramuros.

Descripción:

EL SITIO:

La Zona Arqueológica Bien de Interés Cultural denominada Cerro de Plaza de Armas de Puente Tablas es propiedad de la Junta de Andalucía y cuenta con una superficie vallada de 304.217 m2. Se localiza a 4 Km. al N.E. de Jaén, en la margen izquierda del río Guadalbullón, dominando la campiña oriental jiennense. La meseta donde se ubica el poblado, con casi 6 Hª de extensión, consiste en dos afloramientos calizos unidos por una vallonada sedimentada arqueológicamente y habitada desde el último tercio del s. IX a. C. El flanco O. que da al río constituye una defensa natural por su escarpe calizo, mientras que los límites N. E. y S. están rodeados por una muralla, visible en un tramo de 200 m. La aparente unidad del recinto amurallado es el resultado de refacciones, añadidos y superposiciones de lienzos y bastiones a lo largo de la etapa de habitación del oppidum (1ª mitad del s. VII a. C. fines del S. II/principios del II a. C.). El alzado conservado de la muralla se compone de muros aplomados a los cuales se le adosa una serie de bastiones contrafuertes cuadrangulares. Están construidos a base de cajones por tramos, con piedras desbastadas en las caras externas y núcleo de cascajo, todo trabado con barro. Queda algún resto del remate, que consistió en un recrecido de adobes o tapias, así como algunos sectores con revoco enlucido de cal. El terreno en la base de la muralla se afirmaba mediante pequeñas terrazas o bancales de piedra y un relleno de tierra apisonada. Al interior del poblado se aprecia un complejo de casas y calles de trazado ortogonal, del que se ha excavado en extensión una franja en dirección E O que muestra un área organizada urbanísticamente desde el s. VI a. C.

EL PROYECTO:

El Proyecto de Conservación y Puesta en Valor se enmarcó dentro de un conjunto de actividades encaminadas a la tutela e investigación del yacimiento, el Programa de Actuación sobre Puente Tablas, coordinado por la Delegación Provincial de Cultura en Jaén. Este programa abarcaba todos los campos de acción centrados en Puente Tablas, con la idea de conseguir la total coordinación y complementación de las diversas instancias implicadas (Consejería de Cultura y Universidad de Jaén). El proyecto del IAPH, del que sólo llegó a ejecutarse la primera fase, tenía una doble finalidad: la conservación y la puesta en valor del asentamiento ya que, en definitiva, no sólo se trataba de tratar los daños o patologías existentes sino contribuir a mostrar a los visitantes un yacimiento claro en su comprensión, relacionándolo con el entorno circundante, y ofreciéndolo apto para su recorrido y estudio. Para cubrir ambos fines el IAPH puso en marcha dos líneas de actuación para la conservación y puesta en valor del sitio y sus estructuras:

  • CONSOLIDACIÓN DE UN SECTOR DE LA MURALLA.
  • PROSPECCIÓN GEOFÍSICA DEL POBLADO.

Otros:

El yacimiento fue investigado en los años 70 por el profesor Maluquer de Motes, quien excavó varios tramos de la muralla y algunas estructuras domésticas. En los años 1982-83 los doctores A. Ruiz y M. Molinos (Universidad de Jaén) realizaron dos campañas de excavación en el asentamiento. A partir de 1985 este equipo continuó la investigación ya en el marco del proyecto Poblamiento ibérico en el Alto Guadalquivir, aprobado y financiado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Enclave fundamental de la campiña jiennense en ese proyecto, el Cerro de la Plaza de Armas lo investigarán para conocer la estratigrafía del asentamiento, la constitución y evolución de la muralla y el urbanismo del poblado a diversas escalas.


Estudios realizados:

  • Recopilación y estudio de la documentación existente.
  • Estudios medio ambientales.
  • Caracterización de los materiales constitutivos.
  • Determinación de los factores de deterioro.
  • Análisis de la documentación gráfica.
  • Análisis de las fábricas edilicias y evaluación de las intervenciones realizadas.
  • Prospección geofísica.


Diagnóstico:

Estado de conservación:

Se observaron dos frentes con características y problemáticas de conservación bien diferenciadas: la fortificación, con distintas fases y superposiciones de muralla y las unidades de habitación y estructuras de carácter público, enterradas nuevamente en algunos casos y consolidadas parcialmente en otros:

  • FORTIFICACIÓN. Cuando el yacimiento fue excavado a principios de los 70 se utilizó una máquina excavadora para eliminar los niveles más superficiales, lo cual ocasionó la destrucción de varios bastiones próximos a la cota superficial. Este hecho y el que las estructuras exhumadas quedasen a la intemperie había agravado el estado de deterioro de la muralla, ya que, perdida su cara externa, se aceleraron los procesos de erosión; a esto habría que añadir que había quedado al descubierto la base de la misma, presentando socavados en el terreno en que se asienta debido al agua de escorrentía y a la acción de roedores, además de numerosos bloques desplazados y rodados (tras la pérdida de cohesión del mortero) que desfiguran su aspecto. Por otra parte, desde un principio sus constructores tuvieron problemas con la estabilidad de la muralla en los puntos en que no se sustentó en la roca geológica, debido al desnivel del terreno. Para evitar que la erosión desmontase la tierra en que se sustenta, en algunos tramos de la muralla fueron realizadas constantes obras en la base y reforzados los lienzos y bastiones a lo largo de su etapa de uso.
  • ESTRUCTURAS INTRAMUROS: con objeto de planificar futuras intervenciones, se desarrolló una prospección geofísica en todo el área del poblado localizada intramuros

Intervención:

Actuación:

CONSOLIDACIÓN DE UN TRAMO DE MURALLA.

  • Recalce de socavados, como problema más urgente de la intervención. En algunos puntos el terreno bajo el muro pierde cohesión y cae, produciendo cárcavas y la consiguiente pérdida de la base de la camisa exterior de la muralla que en él se poya. Para el recalce se ha adoptado el sistema ya empleado en las reparaciones de los pobladores: afirmación del terreno en la base de la muralla aterrazado mediante paratas y bancales. En síntesis, en los casos puntuales en que había que detener un socavado importante se introdujo hormigón, en masa en los puntos más inaccesibles (puesto que la tierra estabilizada con cal no penetra fácilmente y deberse compactar después) y por tongadas encofradas con piedras, en estructuras de escaso alzado.
  • Reconstrucción de bastiones, para una más fácil lectura del carácter y función del asentamiento y como medida estabilizadora de la muralla. Se adoptaron varias soluciones según el caso.
  • Consolidación de los paramentos. Los lienzos de muralla presentaban pérdida de materiales pétreos debido al lavado del mortero de unión y del revoco. Se ha procedido al rejuntado con mortero similar al utilizado en la obra original.

PROSPECCIÓN ARQUEOFÍSICA.

Los trabajos de prospección geofísica fueron encargados por el IAPH a una empresa británica y han contribuido al mejor conocimiento -sin necesidad de grandes excavaciones en extensión, tan problemáticas a la hora de emprender la debida conservación de los restos- de la disposición y localización fundamentales de las estructuras conservadas bajo tierra en el interior del poblado. Mediante la prospección geofísica y las observaciones de campo se ha extraído información sobre la geología y suelos de la meseta, fundamental en la obtención e interpretación los datos arqueofísicos y en las demás actividades programadas. Respecto a los datos arqueológicos, quizás la nota más llamativa sea el entramado urbano: se ha podido comprobar cómo la disposición del viario y las casas, ya documentada en una manzana excavada, responde a un patrón ortogonal, con una red de calles que definen manzanas rectangulares en las que se inscriben las viviendas; éstas se disponen a ambos lados de una medianera que divide longitudinalmente cada manzana. En los extremos N y S de la meseta este patrón, reflejado tan claramente en el sector central, resulta menos claro, aunque aparece la misma orientación constructiva. Otra nota a señalar es la localización de una calle que desemboca en la puerta conocida de la muralla. En los sectores en que no existen anomalías arqueológicas claramente definidas esto pudiera deberse a interferencias: afloramientos rocosos, mayor grosor del suelo en el área N e influencia de la vegetación en el sector meridional.

  • Vista general desde el SE del Cerro de la Plaza de armas de Puente Tablas. Vista general desde el SE del Cerro de la Plaza de armas de Puente Tablas.
  • Aspecto exterior de la muralla (bastiones B5 y B6). En el bastión el B6 puede apreciarse el encamisado o envoltura de piedras que rodeó el bastión original como refuerzo. Aspecto exterior de la muralla (bastiones B5 y B6). En el bastión el B6 puede apreciarse el encamisado o envoltura de piedras que rodeó el bastión original como refuerzo.
  • Proceso de consolidación de la Muralla (lienzo entre los bastiones  B8 y B9). Proceso de consolidación de la Muralla (lienzo entre los bastiones B8 y B9).

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario. Para el Banco de Imágenes, ver especificaciones.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz
Tel.956203394 | Fax.956203417