IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido 08/12/2016

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa web | Ayuda buscador

A+|A-

Imprimir

Enviar a un contacto

        

Aviso legal
Los datos personales del solicitante serán incluidos en un fichero de usuarios del IAPH y serán tratados de forma confidencial conforme a lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de carácter personal. Si desea ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición puede dirigirse al Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, sito en Isla de la Cartuja, Camino de los Descubrimientos s/n, 41092- SEVILLA.

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico
Denominación:

Puerta del Sagrario. San Telmo. Capilla Palacio San Telmo. Sevilla.


Datos intervención:

Registro: O/93
Anualidad: 2006
Bien: Mueble
Tipo: Metales/Platería
Subtipo de intervencion: Plata cincelada y repujada, marfil tallado y parcialmente dorado y pintura sobre tabla
Técn./Soporte: Plata cincelada y repujada, marfil tallado y parcialmente dorado y pintura sobre tabla
Propiedad/Demandante: Consejería de Economía y Hacienda. Dirección General de Patrimonio.
Término municipal: Sevilla
Ámbito geográfico: Sevilla
Titularidad: Público

Identificación del bien:

Autoría: Manuel Domínguez Rodríguez
Encuadre crono cultural: 1955-56. Neobarroco. Escuela sevillana.
Zona/Sector: Hornacina central. Capilla del Palacio de San Telmo.

Descripción: En el anverso se representa al Buen Pastor con los tetramorfos águila , toro, ángel, león. En el reverso una pintura sobre tabla de San Juanito y el niño Jesús bajo Dios Padre y el Espíritu Santo. La iconografía del Buen Pastor es un tema muy presente en los inicios del cristianismo. El pez y el cordero han sido símbolos antropomórficos de Cristo, el primero concuerda con el Cristo pescador de almas y el cordero con el Buen Pastor. Para la representación plástica los primeros cristianos de las catacumbas tomaron prestado la figura del Hermes crióforo (portador del carnero) de la escultura griega. La parábola del Buen Pastor está prefigurada tres veces en el Antiguo Testamento: en los salmos y en las profecías de Ezequiel y Isaías. Mientras que en el Nuevo Testamento lo desarrollarán a modo de la parábola de la oveja perdida en los evangelios de Juan y Lucas. El simbolismo cristiano del Buen Pastor es la imagen de Cristo que reencuentra al pecador penitente y lo devuelve al redil. El Buen Pastor fue muy representado durante el arte cristiano primitivo eclipsándose durante la edad media, será a partir del Renacimiento cuando se retome de nuevo este tema. El tema ofrece dos variantes el más conocido es el que representa a un joven vestido de pastor que porta sobre sus hombros a un cordero sujetando con cada mano las patas del animal. En la otra versión sujeta con la diestra al cordero y en la otra sustenta un báculo. Ésta versión es la utilizada en la puerta del sagrario de San Telmo. Por último la puerta contiene incrustaciones de marfil que representan los tetramorfos. El león, el toro, el águila y el ángel. En la simbología cristiana se han interpretado de dos maneras diferentes. Significan ya los cuatro aspectos de Cristo encarnado es decir Cristo que es al mismo tiempo hombre en su nacimiento, toro en su muerte, león en su resurrección y águila en su ascensión. Y el otro significado es el que cada uno de los animales representa a los cuatro evangelistas. El león, san Marco, el águila san Juan, el Ángel, san Mateo y el toro san Lucas. Los otros elementos decorativos que conforman la puerta son el triagrama de Cristo (JHS), la vid y el trigo. Vid: árbol sagrado. Cristo resulta comparable a una vid, mientras que su sangre el vino es la nueva alianza. Los textos evangélicos presentan la vid como símbolo de los reinos de los cielos cuyo fruto es la eucaristía. Trigo: es el alimento por excelencia, símbolo de resurrección. Las iniciales JHS, esta abreviatura que se compone de tres letras separadas y que por eso se llama triagrama ha sido interpretada de muchas maneras aunque se trata en realidad de una abreviatura de Jesús. Esta sigla, difundida en el siglo XIV por la predicación de San Bernandino de Siena, fue adaptada en el siglo XVI por los jesuitas que la convirtieron en su divisa. Las tres letras de la sigla cristológica son para ellos una abreviatura de Jesum Habemus Socium.


Diagnóstico:

Estado de conservación:
En líneas generales los elementos metálicos de la Puerta del Sagrario presentan un óptimo estado de conservación, únicamente destaca el alto grado de suciedad, la formación de la capa de corrosión y las distintas pérdidas. Las patologías son fruto del envejecimiento de los materiales y de la acción del hombre, factores que actúan en mayor o menor medida, en función del uso de la pieza y las condiciones ambientales en las que se ha mantenido a lo largo del tiempo.

Intervención:

Actuación:
Previo a la limpieza se realizaron catas que permitieron determinar el grado de limpieza que se pretendía alcanzar y el método a seguir. El grado de limpieza alcanzado respeta la pátina del metal, se ha evitado la limpieza profunda que despoja a la plata de la protección que le proporciona una leve capa de sulfuro y que dota a la obra de una estética propia de su antigüedad. Una vez determinado el método y documentadas gráficamente las catas, se procedió a la limpieza total de la obra realizada mediante métodos mecánicos y químicos. Se retiraron las grasas, restos de polvo y otro tipo de depósitos con agua desminerilazada y detergente neutro,disolventes orgánicos y ácidos débiles. Para la limpiezas de zonas puntuales se recurrió a métodos mecánicos; borrador eléctrico y micromotor con fresas de algodón. Por último para la retirada de concentraciones de óxidos y sulfuros de plata se emplearon productos específicos para la limpieza de metales nobles que se retiraron con disolventes orgánicos y agua desmineralizada. Se aplicó por impregnación dos capas de resina sintética específica para la protección de metales nobles (Firgilene). Tras la aplicación de la capa de protección se mantuvo el control durante un mes para comprobar la efectividad del producto protector, subsanando posibles deficiencias en al aplicación. En resumen, el tratamiento aplicado sobre las obras permite su correcta lectura acercando su aspecto al momento de fabricación de las mismas sin eliminar los efectos del natural envejecimiento del material. El tratamiento aplicado ha perseguido el máximo respeto por el original y la menor intervención posible, así como la adopción de medidas de protección, como la aplicación de capas de protección que minimicen la manipulación de la misma.

  • Detalle de la zona inferior del  anverso antes y después de la intervención. Detalle de la zona inferior del anverso antes y después de la intervención.
  • Reverso después de la intervención. Reverso después de la intervención.
  • Anverso después de la intervención. Anverso después de la intervención.

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario. Para el Banco de Imágenes, ver especificaciones.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz
Tel.956203394 | Fax.956203417