IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido 05/12/2016

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa web | Ayuda buscador

A+|A-

Imprimir

Enviar a un contacto

        

Aviso legal
Los datos personales del solicitante serán incluidos en un fichero de usuarios del IAPH y serán tratados de forma confidencial conforme a lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de carácter personal. Si desea ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición puede dirigirse al Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, sito en Isla de la Cartuja, Camino de los Descubrimientos s/n, 41092- SEVILLA.

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico
Denominación:

Cristo de la Expiración. Sevilla


Datos intervención:

Registro: 1 EX/1P.2
Anualidad: 2012
Bien: Mueble
Tipo: Escultura
Subtipo de intervencion: madera tallada y policromada
Técn./Soporte: Pasta de papel , telas encoladas, fibra de vidrio y poliester y policromadas.
Propiedad/Demandante: Arzobispado de Sevilla.
Término municipal: Sevilla
Ámbito geográfico: Sevilla
Titularidad: Público

Identificación del bien:

Autoría: Marcos Cabrera
Encuadre crono cultural: 1575. Manierista
Zona/Sector: Capilla de la Hermandad de la Sagrada Expiración de Cristo.

Descripción:

El Crucificado de la Expiración fue realizado en pasta policromada el año 1575 por el escultor Marcos Cabrera. El escultor debió inspirarse en un dibujo que realizó Miguel Ángel para Victoria Colonna hacia 1540 que debió conocer por las diversas copias que de él se hicieron y circularon por España.

El Cristo de la Expiración fue concebido desde su ejecución como una imagen procesional y devocional y así se ha mantenido desde que fue creada en 1575, para la recién fundada Hermandad, denominada entonces Santísima Inspiración de Cristo. Representa el testimonio espiritual de una época, el siglo XVI, y supone la pervivencia de una devoción estrechamente ligada al antiguo convento de la Merced, actual Museo de Bellas Artes.

Hay que tener en cuenta también que supuso en su época una innovación hacia el realismo en la representación de la iconografía de Cristo en los últimos momentos antes de su muerte en la cruz. Respecto a sus características técnicas y materiales era frecuente en la época el uso de imágenes procesionales realizadas con materiales ligeros que permitían un uso más fácil en la estación de penitencia, pero en este caso la novedad radicaba en que se realizó a tamaño natural.

Por otro lado, aunque la imagen conserva los principales rasgos compositivos del manierismo algunas de las restauraciones efectuadas han modificado en parte su morfología e iconografía.

La actuación llevada a cabo en la imagen entre 1893-1895 coincidiendo con un periodo de reorganización de la Hermandad supuso una renovación estética de la misma para adecuarla a los gustos imperantes en esa época como ocurrió con otras imágenes procesionales sevillanas. Se fijan  entonces los rasgos formales e iconográficos que caracterizan al Cristo de la Expiración en la actualidad.

Las características de la imagen determinaron el éxito inmediato que tuvo la escultura poco tiempo después de su ejecución por lo que ha sido objeto de estudio y admiración en diversas épocas. Reúne una serie de valores que la convierten en un importante referente en la imaginería andaluza.

 En relación a su historia material, los datos más antiguos referentes a una restauración en la imagen datan de 1895. Fue el escultor Manuel Gutiérrez Reyes y Cano, hermano de la cofradía, el encargado de llevar a cabo la restauración del Crucificado y realizarle un nuevo sudario. En el siglo XX se producen diversas restauraciones en la imagen encaminadas a resolver problemas de conservación.

La primera de la que se tiene noticia es la realizada entre agosto y noviembre de 1978 por Francisco Peláez del Espino quien volvió a intervenir en la imagen en noviembre de 1985 y en 1988.

Previamente en 1986 la Hermandad acordó solicitar informes sobre el estado de conservación de la imagen a otros restauradores dirigiéndose también a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Esta última requirió la colaboración del Instituto de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Madrid, aceptando dicha cooperación.

Se llevó a cabo una inspección previa de la imagen, realizada en 1989, y la posterior redacción del Proyecto de intervención en 1990 para finalmente ejecutar la restauración de la imagen y su cruz en el ICRBC durante abril de 1990 y marzo de 1991.
En época más reciente, en concreto en 2008 poco antes de la Semana Santa de ese año la imagen sufrió un golpe al ser colocado en el paso procesional quedando dañados los pies y parte de las piernas. Fue el imaginero Luis Álvarez Duarte quien subsanó estos daños.
Además de estos datos documentales a través del estudio radiográfico realizado en el IAPH se ha comprobado entre otras cosas como el sudario primitivo, que se aprecia debajo del que tiene actualmente, era de reducido tamaño y con un plegado más acorde a la estética manierista.
Por otro lado, según los análisis de caracterización de materiales y el estudio de capas policromas se concluye que la policromía que tiene la escultura actualmente fue aplicada en la intervención de finales del XIX, cuando se le colocó el sudario de telas encoladas.


Diagnóstico:

Estado de conservación:

El principal problema que presenta la obra es la alteración de su aspecto estético. La causa se encuentra en las capas superficiales aplicadas en las distintas intervenciones realizadas. La oxidación natural de los  barnices hace que adquieran una coloración amarillenta a lo que hay que sumar que contienen una carga de pigmento que aporta color al barniz. La tercera carnación se encuentra desgastada y con pequeñas pérdidas pero muy numerosas.

Otro de los problemas detectados es la pérdida de adhesión del estrato de color al soporte. Por lo que se ha podido observar esto se restringe a pequeñas zonas y no son numerosas.
Las reintegraciones llevadas a cabo en la última intervención presentan falta de adhesión con desprendimiento de pequeños fragmentos de color y comienzan a adquirir un tono más oscuro que el resto.
 

Intervención:

Actuación:

Soporte

La intervención en el soporte se concretó en la consolidación de la corona y cordón del sudario, que se realizó  la impregnación del soporte con colas animales.Durante el proceso de intervención (operaciones de eliminación de estucos añadidos y en mal estado) pueden detectarse zonas susceptibles de ser consolidadas.

 
Policromía
La intervención en la policromía  se concretó en siguientes operaciones:
Consolidación de los estratos constitutivos de la policromía.
Eliminación de las capas de barnices no originales y alterados.
Eliminación de reintegraciones alteradas y/o que sobrepasen la zona a reintegrar.
Eliminación de estucos en mal estado y/o que sobrepasen la pérdida policroma.
Reintegración del estrato de preparación. 
Reintegración de color de las zonas con pérdidas de policromía. 
 

  • Estado inicial de la obra antes de la restauración Estado inicial de la obra antes de la restauración
  • Estado final tras la restauración Estado final tras la restauración

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario. Para el Banco de Imágenes, ver especificaciones.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz
Tel.956203394 | Fax.956203417