IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido 11/12/2016

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa web | Ayuda buscador

A+|A-

Imprimir

Enviar a un contacto

        

Aviso legal
Los datos personales del solicitante serán incluidos en un fichero de usuarios del IAPH y serán tratados de forma confidencial conforme a lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de carácter personal. Si desea ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición puede dirigirse al Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, sito en Isla de la Cartuja, Camino de los Descubrimientos s/n, 41092- SEVILLA.

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico
Denominación:

Vista panorámica de El Puerto de Sevilla. Sevilla


Datos intervención:

Bien: Mueble
Tipo: Pintura
Subtipo de intervencion: interveción de conservación
Técn./Soporte: Óleo sobre lienzo
Propiedad/Demandante: Autoridad Portuaria de Sevilla (Avda. de Moliní, 6)
Término municipal: Sevilla
Ámbito geográfico: Sevilla
Titularidad: Público

Identificación del bien:

Autoría: Santiago Martínez Martín (1890-1979).
Encuadre crono cultural: 1929
Zona/Sector: Costumbrismo-Regionalismo. Escuela sevillana

Descripción:

La obra pictórica firmada y fechada en 1929, reproduce una vista aérea del río Guadalquivir a su paso por la ciudad hispalense y cómo quedarían los márgenes de dicho río, tras las reformas portuarias llevadas a cabo  por  las mejoras basadas en los planes hidráulicos de Moliní (1903-1926) y de Brackenbury (1927-1950) con motivo de los profundos cambios urbanísticos que se iban a establecer en la ciudad, a raíz de la celebración de la Exposición Ibero-Americana de 1929.Para la realización del proyecto, el pintor costumbrista-regionalista, tuvo que basarse en dos premisas: la primera, en los planos del proyecto Brackenbury y, la segunda, en una o varias fotografías aéreas de Sevilla y su río del fotógrafo Cecilio Sánchez del Pando o de la 3ª Zona Aérea o del Sur.

No existen en la actualidad documentos que atestigüen si el cuadro fue un encargo para la propia Exposición Ibero-Americana, teniendo en cuenta el cargo que el artista tenía en la misma (asesor artístico del Comité de la Exposición Ibero-Americana desde 1928 a 1930 y concejal municipal en representación del Ateneo de Sevilla desde 1925 a 1930), o bien se trata de un trabajo encargado por la Institución Portuaria de la ciudad o un compendio de ambas.Tampoco es posible confirmar si la obra fue expuesta en algún pabellón del recinto expositivo o pasó directamente a engrosar los fondos de la Junta del Puerto.

Como es habitual en la metodología de intervención del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, de forma complementaria y paralela a la restauración se ha desarrollado un proyecto de investigación histórico-artística. Esta investigación ha tenido por finalidad ampliar y actualizar el conocimiento  del pintor Santiago Martínez, único y principal discípulo y colaborador del creador del luminismo, Joaquín Sorolla, (con quién participó de manera muy activa,  sobre todo en los grandes lienzos que hace el maestro para la Hispanic Society of América de New York en 1911, denominada Visión de España). En esta “Vista aérea de Sevilla” se va a poner de manifiesto cómo el pintor ha adoptado y asimilado el lenguaje de sus maestros de una manera clara y definitiva. El dibujo de García Ramos, la composición y cromatismo de Gonzalo Bilbao y el control de la luz y matización de la paleta de colores del gran Sorolla.

Es importante destacar el valor del cuadro, no sólo a nivel artístico sino también la novedosa temática, que aúna con maestría las características del género paisajístico y el valor testimonial de una vista peri-urbana inspirada muy posiblemente en las fotografías aéreas que se realizaron durante el curso de las obras en el río.También desde la perspectiva histórica por su representatividad, ya que la obra, realizada en 1929, es trasunto de una etapa de cambios y crecimiento urbano para una ciudad que seguía gravitando en torno al río y su puerto. En su origen y temática se reflejan las dos grandes obras públicas ejecutadas en la Sevilla de Primo de Rivera: la corta de Tablada y la Exposición Ibero-Americana. 

Las primeras décadas del siglo XX suponen un periodo de cambios que incorpora un nuevo espacio a Sevilla con las mejoras del puerto, las cortas de Tablada (1906-1916), la ampliación de zonas de almacenes, la inauguración de los puentes de san Telmo y Alfonso XIII y el inicio de la dársena. Así mismo, la gestación de la Exposición Ibero-Americana, entre 1909 y 1920, supuso para la ciudad y la sociedad sevillana un revulsivo que trascendió de la organización el evento.

 



Estudios realizados:

Los estudios habituales de imágen y estratigrafía.


Diagnóstico:

Estado de conservación:

Bastidor y soporte

El bastidor mostraba numerosas manchas de pintura y gran cantidad de depósitos superficiales debidos al polvo atmosférico y a desprendimientos de tierra y pintura del muro en el que la obra se ubica. Se observa una serie de  alteraciones sufridas por el lienzo, provocadas los diversos montajes y la caída de agua sobre el cuadro, entre ellos, un cambio de tamaño, que ha sido recortado para reducir su tamaño.En los bordes recortados de la pintura se conservan restos de un color que imita la madera. Asimismo, bajo las nubes repintadas del celaje también existen restos de pintura oscura, que en algún espacio imita la forma de una moldura.

Capa  Pictórica

Los movimientos sufridos por el lienzo se han transmitido a la pintura afectando de forma importante a todos los estratos, lo que ha producido levantamientos de las distintas capas en áreas muy extensas de la obra. En algunas zonas se han perdidos dejando a la vista el lienzo.Los craquelados que presentan mayor inestabilidad, con riesgo de desprendimiento, son los producidos por la caída de agua sobre la obra y han adquirido forma de cazoletas que forman todas juntas una sensación de escamas a punto de desprenderse.

Capa de protección

La capa de protección presentaba una degradación química por envejecimiento y oxidación, creando sobre la pintura una capa amarillenta que oscurecía los colores originales. A su alteración natural se añadía una capa de depósitos superficiales, compuesto por polvo atmosférico, contaminación ambiental, deyecciones biológicas, etc.

Intervención:

Actuación:

Soporte

-          Limpieza

-          Reforzamiento de bordes

-          Nuevo bastidor

-          Colocación de un tejido de conservación con PH neutro, hidrófugo y ignífugo, como protección.

      Capa Pictórica

El tratamiento que se realizó sobre la obra constó de varias fases.

-          En un primer lugar se fijaron los estratos que presentaban mala adhesión al soporte mediante cola animal y espátula caliente.

-          La limpieza fue desarrollada en varias fases, una vez realizadas las catas correspondientes, eliminándose también repintes y barnices que afectaban a la visión del cuadro.

-          Reintegración de  faltas de preparación con el estuco tradicional de cola animal y sulfato cálcico, ajustándose a las faltas y a nivel y reintegración cromática.

  • Estado Inicial
  • Tratamiento de limpieza de la capa pictórica Tratamiento de limpieza de la capa pictórica
  • Tratamiento del reverso. Colocación de bandas en los bordes Tratamiento del reverso. Colocación de bandas en los bordes
  • Estado final Estado final

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario. Para el Banco de Imágenes, ver especificaciones.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz
Tel.956203394 | Fax.956203417