IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido 05/12/2016

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa web | Ayuda buscador

A+|A-

Imprimir

Enviar a un contacto

        

Aviso legal
Los datos personales del solicitante serán incluidos en un fichero de usuarios del IAPH y serán tratados de forma confidencial conforme a lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de carácter personal. Si desea ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición puede dirigirse al Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, sito en Isla de la Cartuja, Camino de los Descubrimientos s/n, 41092- SEVILLA.

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Diario de los talleres

Restaurando 442 bienes muebles del Museo de Málaga

El 16 de diciembre de 2014 una orden del Consejero de Educación, Cultura y Deporte encomendó al IAPH la restauración de cuatrocientos cuarenta y dos bienes muebles que forman parte de su colección estable del Museo de Málaga,  con objeto de su exhibición pública en la futura sede del Museo, para su presentación pública con una  museografía actualizada y a la confortabilidad y satisfacción del público.

Algunas de las piezas han comenzado ya a salir renovadas de manos de los restauradores y queremos haceros partícipes de su nuevo estado, de presentarlas con ese aspecto renovado, antes de su “puesta de largo” en las vitrinas de ese Museo de Málaga que pronto podremos visitar. Estos objetos se irán presentando en Facebook y, además, se quedarán alojados en nuestra página web, como antesala de lo que será la apertura pública de ese espacio tan singular que será la nueva sede del Museo de Málaga, un espacio tan deseado por los malagueños, que han salido a la calle para reclamar públicamente.

En la medida de lo posible vamos a integrar los objetos restaurados dentro de la historia de Málaga y su provincia, que es, en definitiva, un  retazo de la toda la Humanidad, narrada a través de estos objetos, hoy  restaurados en los talleres del IAPH  para que puedan contarnos los episodios de ese relato desde las vitrinas de este museo  tan deseado y esperado.  No obstante, el recorrido no será cronológico y  lineal sino que a medida que se vayan finalizando las restauraciones volveremos sobre épocas y yacimientos con nuevos objetos.

Hay que señalar de forma general que los tratamientos que se están  aplicando a los materiales siempre cumplen las mismas premisas: mínima intervención y reversibilidad de los productos empleados y una documentación exhaustiva de los procesos.


Proceso de intervención de un capitel califal. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga

Este es el resultado final del proceso de restauración y un detalle de la inscripción que presenta en el ábaco en cúfico, que ha sido leído como “h su siervo”, inscripción que se ha interpretado como el nombre del tallista del capitel, que pudo ser el de Fatuh, en función de las letras conservadas


 Proceso de intervención de un capitel califal. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga
 Proceso de intervención de un capitel califal. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga
Proceso de intervención de un capitel califal. Adhesión y ensamblaje. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga

Continuamos con la intervención del capitel califal de la Alcazaba, tras  la finalización del proceso de limpieza, precedido por varias pruebas, se  procedió a la adhesión de los dos fragmentos del capitel, vertiendo resina epoxi y un vástago de acero inoxidable roscado y al montaje y ajuste de la unión. Aquí podemos seguir las diferentes fases del proceso de restauración.


 Proceso de intervención de un capitel califal. Adhesión y ensamblaje. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga
 Proceso de intervención de un capitel califal. Adhesión y ensamblaje. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga
Proceso de intervención de un capitel califal. Fase inicial. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga

Vamos a seguir durante unos días el proceso de intervención de una de las piezas arqueológicas que pronto veremos en el Museo de Málaga, en concreto, un capitel califal, de un tipo conocido como "nido de avispas” que se caracteriza por  su profusa decoración vegetal  realizada mediante el uso del   trépano.  Realizado en mármol, procede de la Alcazaba de Málaga, pero debe provenir de talleres califales. Presenta una inscripción en el ábaco que se ha interpretado como el nombre del tallista que  la esculpió

El capitel, fragmentado de antiguo, había sido restaurado mediante un vástago de hierro y cemento portland como elemento de adhesión. Durante la intervención, como veremos durante el proceso, se ha eliminado esta restauración antigua, sustituyendo el vástago de hierro por uno de acero inoxidable y el cemento por una resina epoxi.


Proceso de intervención de un capitel califal. Fase inicial. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga
Proceso de intervención de un capitel califal. Fase inicial. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga
Caparazón de galápago. Cueva de Nerja. Museo de Málaga

Este galápago o tortuga de pantano fue descubierto en las excavaciones desarrolladas en la sala de la Mina en la Cueva de Nerjan en la campaña de 1979.  Se ha clasificado como Emys Orbicularis, una especie que todavía habita en la Península Ibérica. Es muy posible que sirviera como alimento a los hombres que habitaron en esta cavidad durante el Magdaleniense superior entre los años 14920 y 13570 BP, correspondiente a la etapa Nerja 5.  Aunque la pieza había sido intervenida con anterioridad por E. Jiménez Fuentes en la Universidad de Salamanca en el año 1986, donde fueron consolidadas y ensambladas las piezas desprendidas, cuando llegó al IAPH un pequeño fragmento del borde del caparazón estaba desprendido.


Caparazón de galápago. Cueva de Nerja. Museo de Málaga
Caparazón de galápago. Cueva de Nerja. Museo de Málaga

Greba en bronce. Necrópolis del Arroyo del Judío. Cártama. Málaga. Museo de Málaga

¿Sabes lo que es una greba? Es una pieza defensiva que forma parte de la indumentaria de los soldados griegos y romanos, que se realiza, normalmente, en bronce, y se sujetaban a la pierna mediante correas y, al parecer, irían forradas de cuero en su interior. También los gladiadores las utilizaban, pero en este caso eran de mayor altura, ya que les cubrían hasta medio muslo. En ocasiones estaban decoradas con motivos figurativos o geométricos, como en la pieza que presentamos, donde se destacan líneas y círculos concéntricos, hallada en la necrópolis del Arroyo del Judío en Cártama. Se encontró inutilizada junto a un punta de lanza en el exterior de una urna de tradición ibérica que contenía una  fíbula anular, anillo de bronce y un escarabeo de marfil. El conjunto se data en torno  al primer cuarto del siglo IV a.C.

El proceso de restauración de la greba ha sido muy complicado ya que  el hecho de encontrar plegada para su inutilización lo que ha dificultado su proceso de intervención ya que consta de cuatro capas superpuestas. Además, aunque al IAPH llegó ya con muchas uniones de fragmentos realizadas y engasada por el reverso, presenta más de 66 fragmentos y el metal está mineralizado. El tratamiento al que se sometió esta pieza pasó por la limpieza, la  búsqueda de ubicación de los fragmentos sueltos de los que ha sido posible incorporar treinta a los que ya conformaban la greba, el desengasado, la adhesión  de fragmentos, el sellado de cloruros,  la inhibición, la realización de un nuevo engasado para reforzar zonas puntuales debido a la fragilidad del conjunto, la realización de las reintegraciones necesarias para devolver la resistencia mecánica a la pieza y, finalmente  la protección de la superficie metálica.


Greba en bronce. Necrópolis del Arroyo del Judío. Cártama. Málaga. Museo de Málaga
Greba en bronce. Necrópolis del Arroyo del Judío. Cártama. Málaga. Museo de Málaga

Llave romana y placa de cerradura de la ciudad romana de Aratispi. Museo de Málaga

Aunque es frecuente que los museos guarden entre sus colecciones llaves de bronce o hierro de época romana, el Museo de Málaga, sin embargo, se distinguirá por contar entre sus colecciones no sólo  con esta llave en forma de “L” sino también con la placa que cubrió la cerradura. La llave en “L” está formada, como su propio nombre indica, por dos elementos perpendiculares unidos en ángulo; el más corto de ellos o "paletón" suele tener varios "dientes"; el mayor o "tija", habitualmente termina en una anilla, al objeto de poder colgarla.    A través de una perforación en la puerta se introduciría la llave en la cerradura, recubierta por esta placa de bronce que iría sujeta por unas tachuelas a la puerta o tapa de madera.  Ambas piezas, como es lógico, proceden de la ciudad romana de Aratispi.

La llave que presentaba un proceso de corrosión laminar ha sido sometida los tratamientos necesarios para devolverle su estabilidad: limpieza, desalación, inhibición y protección.


Llave romana y placa de cerradura de la ciudad romana de Aratispi. Museo de Málaga
Llave romana y placa de cerradura de la ciudad romana de Aratispi. Museo de Málaga

Brasero nazarí. Museo de Málaga

Sabes que este brasero que podremos ver pronto en las salas del Museo de Málaga  se usaba para calentar las habitaciones, e incluso, en ocasiones para mantener caliente la comida. Cronológicamente se sitúa en los siglos XIII-XIV. Su fondo está decorado con una estrella que sirve de marco a un árbol de la vida con dos palmeras a cada lado y una inscripción en caracteres cúficos en la que se alaba la grandeza de Alá. Como parte de su restauración se ha realizado una limpieza, se han unido los tres fragmentos y se le ha aplicado una protección.


Brasero nazarí. Museo de Málaga
Brasero nazarí. Museo de Málaga

Fallo de Ánfora. Yacimiento de Haza Honda (paseo de los Tilos, Málaga). Museo de Málaga

Sabías que el paseo de los Tilos en época romana se encontraba en la costa. Allí se situaba un alfar donde se producían un tipo de ánfora, que se usaba para contener el famoso garum malagueño, una salsa preparada a partir de una serie de pescados. Esta ánfora nunca llego a utilizarse, ya que es uno de los frecuentes “fallos de cocción” que se desechaban, al salir del horno. Destaca por su plasticidad y es precisamente su singularidad como desecho de alfar lo que ha llevado a realizar una limpieza superficial de tierras  respetándose los restos cerámicos unidos a su superficie.


Fallo de Ánfora. Yacimiento de Haza Honda (Carranque-Paseo de los Tilos, Málaga). Museo de Málaga

Estatua-fuente de la Finca del Secretario de Fuengirola. Museo de Málaga

En la villa romana la Finca del Secretario  en Santa Fe de los Boliches (Fuengirola), fue descubierta ya hace unos años esta estatua-fuente, que representa a una divinidad fluvial masculina,  recostada, vestida con un manto y sujetando, en alguno de sus brazos, un atributo, quizás un ánfora, del que manaba el agua. Debió decorar el jardín de una lujosa villa, situada junto al mar y se data en torno el s. II d. C. Esta escultura se halla en proceso de restauración, se ha efectuado una limpieza y se ha tratado con un biocida para erradicar el biodeterioro que presentaba, debido a las condiciones en las que se ha conservado.


Estatua-fuente de la Finca del Secretario de Fuengirola. Museo de Málaga
Estatua-fuente de la Finca del Secretario de Fuengirola. Museo de Málaga

Jarro de la Necrópolis de Jardín. Velez-Málaga. Museo de Málaga

Sabías que esta jarra procede de uno de los importantes yacimientos de época fenicia que se han descubierto en la costa malagueña, la necrópolis de Jardín, en la desembocadura del río Vélez. Presenta una decoración pintada de líneas paralelas, alrededor del cuerpo, en rojo y negro, y motivos verticales ondulados en el cuello. La intervención ha tenido como objeto tanto frenar su proceso de deterioro, como recuperar sus valores, mermados debido a su estado fragmentario y con ello incorporarse a la colección permanente del Museo de Málaga.


Jarro de la Necrópolis de Jardín.  Velez-Málaga. Museo de Málaga
Jarro de la Necrópolis de Jardín.  Velez-Málaga. Museo de Málaga

Askos de la necrópolis de Cerro del Mar(Vélez-Málaga). Museo de Málaga

Sabías que los askoi son unos recipientes que suelen presentar formas de animales; se utilizaban para contener pequeñas cantidades de líquidos, como vino o aceite, incluso algunos de ellos se han llegado a interpretar como biberones. Este askos del Museo de Málaga presenta forma de oso y tiene un asa de sección oval en el lomo del animal y un orificio en su hocico por donde se vertería el líquido. Procede de una de las tumbas de la necrópolis del yacimiento Cerro del Mar en Vélez-Málaga, con una cronología que va desde el siglo IV-I a.C. Para su exhibición se ha procedido a un tratamiento de limpieza que ha eliminado los depósitos de tierra que se acumulaban sobre su superficie y se le ha dado un tratamiento de protección.


Askos de la necrópolis de Cerro del Mar(Vélez-Málaga). Museo de Málaga
Askos de la necrópolis de Cerro del Mar(Vélez-Málaga). Museo de Málaga

Yesería. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga

Fueron los musulmanes, maestros en el uso del yeso como decoración, aplicándolo en paramentos de mezquitas y palacios, como esta yesería que debió revestir alguno de los muros de la Alcazaba de Málaga. En diferentes puntos de España, su técnica pervivió durante la época Mudéjar, llegando hasta el siglo XVI. Se han representado series limitadas de motivos (geométricos, florales -atauriques- y epigráficos -cúfico-) repetitivos que se eligen en función del significado del monumento. Se ha conservado parte de su policromía original, en rojo y negro que se debió combinar con otros colores, que se ha podido apreciar tras la eliminación que la recubría en forma de depósitos de tierra y polvo. Los motivos decorativos, a su vez, han ganado protagonismo al intervenirse sobre las lagunas existentes que presentaban fracturas y pérdidas, mejorándose al mismo tiempo su aspecto estético mediante la reintegración cromática.


Yesería. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga

Ponderal. Villa romana del Faro. Torrox. Museo de Málaga

Sabías que los romanos emplearon un sistema homologado de pesos y medidas que empleaba un modelo duodecimal basado en la libra (327,37 gr.). A partir de Augusto se impuso una unificación del sistema en  todo el imperio mediante la creación de sitios oficiales dedicados a custodiar los ponderales con los pesos oficiales exactos, que se guardaban ponderales con pesos exactos, que se comparaban con las pesas de vendedores y comerciantes, en un intento por erradicar el fraude de éstos. Los ponderales se solían fabricar en bronce, plomo o piedra; en el caso del que presentamos, está realizado en diorita y plomo y fue encontrado en la Villa del Faro de Torrox (Málaga), fechándose en época tardorromana.   En la cara principal, y en la parte superior la inscripción PONDERA/XXX que debe hacer alusión a su medida de peso, posiblemente, 30 libras. En la actualidad tiene un peso 8 kg 900 gr., pero le falta el asa, posiblemente, de bronce,  por las huellas que aún se observan en la parte superior. Para su exhibición se ha procedido a una limpieza superficial y se ha sellado una grieta  en la parte superior a través de su inhibición y protección


Ponderal. Villa romana del Faro. Torrox. Museo de Málaga
Ponderal. Villa romana del Faro. Torrox. Museo de Málaga

Jarro de bronce. Morro de Mezquitilla (Algarrobo). Museo de Málaga

La conservación de piezas arqueológicas es un proceso imprescindible, para la exhibición de los objetos procedentes de los yacimientos arqueológicos, y en particular de los objetos metálicos, como este jarro que servía para contener líquidos. La pieza, que no ha conservado la parte del fondo, tiene un asa, con una cabeza masculina barbada en su tercio inferior y un cuerpo humano muy estilizado en la superior, que se  denomina  Piatra Neamt. Debió ir soldado al cuerpo y al borde. Como peculiaridad, durante el proceso se ha descubierto que se conservaba adherido un fragmento de tejido, que actualmente está en proceso de análisis. Se halló en el yacimiento del Morro de Mezquitilla, cerca la desembocadura del río Algarrobo y se fecha en época romano-republicana del siglo I a.C.


Jarro de bronce. Morro de Mezquitilla (Algarrobo). Museo de Málaga
Jarro de bronce. Morro de Mezquitilla (Algarrobo). Museo de Málaga

Escultura masculina de unas termas de Malaca. Museo de Málaga

 De la Malaca romana, procede esta pequeña escultura, que representa a una figura masculina, que debió decorar algún espacio de unas termas, situadas junto al teatro de la ciudad, formando pareja con una segunda figura. Aquí se puede ver cómo se está tratando la pieza  para eliminar la suciedad superficial. Este tratamiento de limpieza debe ser homogéneo y muy cuidadoso para contribuir a  una mejor percepción estética de la escultura.


Escultura masculina de unas termas de Malaca. Museo de Málaga
Escultura masculina de unas termas de Malaca. Museo de Málaga

Cubilete en bronce. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga

La restauración de este pequeño cubilete en bronce nos ha permitido una mejor lectura de los motivos decorativos que enriquecen esta pieza y en la que se entrelazan los caracteres cúficos con los elementos geométricos. Además, el tratamiento del bronce ha permitido dotar a la pieza de la estabilidad necesaria aislando el metal de los agentes que pueden acelerar su deterioro. Proviene de la Alcazaba de Málaga, uno de los monumentos más señeros de la ciudad y se data en época bajomedieval.


Cubilete en bronce. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga
Cubilete en bronce. Alcazaba de Málaga. Museo de Málaga

Brazalete del Hoyo de la Mina. Málaga

La pieza como se puede observar en la fotografía presentaba aún tierra adherida a la caliza y concreciones que no dejaban apreciar su decoración. Para su futura exposición pública en el Museo de Málaga  se ha sido sometido a una limpieza superficial que ha eliminado los restos de tierra y los depósitos superficiales y se le ha proporcionado un tratamiento de protección.


Brazalete del Hoyo de la Mina. Málaga

Cuenco calcolítico de la necrópolis de Alcaide. Antequera

Sabías que uno de los yacimientos más importantes de la época calcolítica de la provincia de Málaga es la necrópolis de Alcaide. Está formada por una serie de  cuevas artificiales con corredor, excavadas en la roca. El ritual de enterramiento es la inhumación de carácter colectivo y los cuerpos se acompañan de ricos ajuares, como este cuenco, realizado a mano en cerámica reducida, sin decoración. Su funcionalidad era plenamente práctica, si bien, el hecho de haberse recuperado de un contexto funerario, nos indica que su fin último fue como objeto votivo o ritual.  Se ha realizado una limpieza mecánica para la eliminación de las concreciones y la suciedad que presentaba y se ha procedido a dar un tratamiento de protección. Así  lucirá pronto en las vitrinas del nuevo museo.


Cuenco calcolítico de la necrópolis de Alcaide, antes de la restauración
Cuenco calcolítico de la necrópolis de Alcaide. Estado final

Elementos cerámicos perforados, posibles pesas de telar del Cerro de Marimacho. Antequera

De los usos y costumbres de nuestros antepasados nos informa otro importante yacimiento el Cerro de Marimacho, muy cercano a los dólmenes de Menga, en Antequera. De ahí proceden  estos elementos cerámicos, muy frecuentes durante el calcolítico y con una fecha en torno al  4.500 BP.   Aunque, se  desconoce con seguridad su función,  se le supone un uso en relación con alguna actividad doméstica relacionada con el tejido, posiblemente como pesas de telar.  Con objeto de encuadrarse dentro del recorrido del Museo  se ha procedido a su limpieza y posterior tratamiento de protección para su exhibición pública


Elementos cerámicos perforados, posibles pesas de telar del Cerro de Marimacho. Antequera. Antes de la restauración
Elementos cerámicos perforados, posibles pesas de telar del Cerro de Marimacho. Antequera. Estado final

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario. Para el Banco de Imágenes, ver especificaciones.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz
Tel.956203394 | Fax.956203417