Patrimonio Contemporáneo

Patrimonio Contemporáneo

Junta de Andalucía
Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico
Consejería de Cultura


Publicaciones
Imprimir: el resultado de la impresión dependerá de la configuración de impresora del navegador y de su ordenador Imprimir
ADLERKREUTZ, Eric; ENGLUND, Leif; KAIRAMO, Maija; MUSTONEN, Tapani; NAVA, Vezio (eds.). Alvar Aalto Library in Vyborg: Saving a Modern Masterpiece. Helsinki: Rakennustieto, 2009. ISBN: 9789516829381, 144 páginas.
    • Autor/es GONZÁLEZ MARTÍNEZ, Plácido

    • Fecha de la reseña 17/03/2010

    • Palabras claves Patrimonio contemporáneo, rehabilitación, Alvar Aalto.

    • Reseña

      Dentro de los objetivos fundacionales de Docomomo, tal vez haya sido la de la documentación la vertiente que desde sus inicios, y con el paso del tiempo, haya disfrutado de una mayor difusión y reconocimiento, gracias especialmente a la libertad y la independencia del esfuerzo investigador. Mientras tanto, la conservación de la arquitectura contemporánea, sujeta a otro tipo de vicisitudes técnicas, políticas y económicas, deja de contar con el tiempo como aliado, haciendo que el desuso y las transformaciones terminen haciendo mella en su valor utópico; en especial aquel del que dependen las mayores utopías, que es el cuidado de la cotidianidad.

       

      Es por esa razón que debemos celebrar la aparición de publicaciones como esta que nos ocupa, que tienen el rasgo de servir de pasos, de puertas por las que se accede a la contemplación de los procesos, y no de escaparates en los que se exhiben los resultados: la recuperación de la Biblioteca de Viipuri (Alvar Aalto, 1932) es un trabajo aún en curso, del que es necesario mostrar sus logros, aun siendo pequeños y parciales, por su condición ejemplar, por mover a la esperanza y a la perseverancia en la preservación.

       

      Lo que prevalece de la consulta del nítido texto y de la abundante información gráfica del proceso es, de nuevo, la manifestación de la raíz de la cuestión patrimonial, que de forma no necesariamente poética ha sido comparada con el amor. Amor entendido no desde la perspectiva pasiva, de la admiración: es fácil enamorarse de ésta, una obra tan singular como la primera biblioteca de Aalto, inicio de una serie tipológica que marcaría un hito difícil de superar en la historia de la arquitectura. Se trata de un amor a esta arquitectura mucho más trabajado y tortuoso, el que ha permitido vencer el abismo cultural, económico e idiomático que separaba a Finlandia y Rusia en los inicios de la recuperación del edificio, en el año 1994, hasta los resultados palpables de la actualidad.

       

      Sólo con esa motivación es posible entender el impulso y la constancia de la iniciativa de recuperación, ejemplo de cooperación internacional por la complejidad de la gestión del proyecto entre las diferentes partes implicadas: la Ciudad de Vyborg (Viipuri hasta el año 1944, en que fue cedida a la Unión Soviética), el Ministerio de Cultura de Rusia (junto a la Comisión de Cultura de la Región de San Petersburgo), y el Comité Finlandés para la Restauración de la Biblioteca de Viipuri (integrado por Elisa Aalto, viuda del arquitecto, la Alvar Aalto & Co. Architectural Office, y el Ministerio Finlandés de Medio Ambiente).

       

      El estudio de las páginas de la publicación desvela la atención dada a las tres cuestiones fundamentales que entran en juego en la recuperación del patrimonio, como son las ideológicas, presentes en el proyecto, las materiales, que atañen a la controversia de la autenticidad, y por último, las técnicas, que implican la adecuación de esta arquitectura a nuevos estándares. Tres cuestiones que aparecen referidas de manera constante; desde la magnífica introducción al concurso de proyectos y la evolución racionalista de la propuesta de Aalto, donde se sientan las bases de un examen concienzudo de la documentación histórica disponible, revelando detalles acerca de su construcción a través de planos y fotografías de época, hasta el testimonio de su deterioro que llegó a Occidente gracias a las imágenes tomadas por Alan Irvine en 1962.

       

      La descripción del proceso de restauración muestra, en primer lugar, la importancia de las iniciativas previas de difusión, que llegaron a foros internacionales, y lo complicado de la urdimbre de los procedimientos de financiación y dirección de los trabajos de reconstrucción. En este sentido, resulta especialmente coherente la decisión de dividir las actuaciones en diferentes subproyectos, que se mantiene como estructura para explicar la intervención en diferentes apartados del libro, entre otros: la renovación de la fachada de vidrio de la escalera principal, que hizo famosa la imagen de Alvar y Aino Aalto en pantalón bombacho, los lucernarios, que habían ido cegándose con el paso de los años sobre la magnífica sala de lectura, la entrada de la biblioteca de niños, como formidable boca de acceso, o el renombrado techo ondulado de madera en la sala de conferencias, que evidenciaba las querencias orgánicas del arquitecto. La recuperación de cada uno de estos elementos se muestra como conquistas parciales, enormemente trabajadas desde su redacción por parte de la Comisión Finlandesa, en su condición de proyectista, hasta su puesta en obra por parte de contratas locales, que hacen suyo el trabajo, y con él, refuerzan su condición patrimonial.

       

      Una muestra de cómo, más allá de intervenciones mediáticas como el reciente concurso para la ampliación de la Biblioteca de Estocolmo, el éxito de la conservación recae, como se muestra en Viipuri, en la paciencia, en la atención y el cuidado de las pequeñas cosas. Recordando las palabras de Alvar Aalto tras la visita fugaz a la biblioteca en 1962: "el edificio está ahí, pero la arquitectura se ha ido", es sólo esa dosificación constante y prudente de amor que describe el libro, la única manera de insuflar en el cuerpo maltrecho de la Biblioteca de Viipuri esa rara sustancia de la arquitectura.

African Perspectives