La Sevilla de la época           

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           Volver 

Sevilla era a comienzos del siglo XVII la ciudad ideal, una urbe rica por los productos procedentes del comercio de Indias. Contaba con instituciones importantes entre las que destacaban la Real Audiencia, la Casa de Contratación, la Casa de la Moneda, Tribunal de la Inquisición, catedral e innumerables parroquias y conventos, consultados, etc. En el primer cuarto del siglo comenzaron a darse ciertos indicios de crisis del comercio con América que, con posterioridad, fue trasladado a la ciudad de Cádiz. A esto hay que unir varios acontecimientos políticos a nivel internacional, por un lado España se separa de Portugal, se inició la Guerra de los 30 años y por si fuera poco dio comienzo una epidemia de peste en 1649, que mermó notablemente la población.

Esta crisis afectó en general a todos los sectores de la población y en especial a los pobres, provocándose algunos estallidos a causa del hambre. Ante esta situación hubo una institución que destacó por su preocupación por los pobres, nos referimos a la Hermandad de la Santa Caridad, institución sería reformada por Miguel de Mañara.

También la iglesia se vio perjudicada que ante la merma de la población, aunque siguieron haciendo encargos para los templos como obras piadosas a cambio de vida eterna.

A pesar de todo Sevilla siguió siendo una ciudad cosmopolita, donde acudían todo tipo de comerciantes y aventureros que ponían sus esperanzas de una nueva vida en el nuevo continente.

 

22B_2016_P-0013-ra22A_2016_P-0024-ra22B_2016_P-0041-ra