Programa iconográfico de la casa del poeta Juan de Arguijo

 

 

El conjunto pictórico original de la casa del poeta Juan de Arguijo, fechado en 1601, está compuesto por cinco lienzos de carácter mitológico, un lienzo con las armas de la Casa de Arguijo, otro relativo a la dedicatoria de la obra, dos a decoraciones de roleos, vegetales y putti y el resto grutescos, roleos y pequeñas obras decorativas con objeto de enmarcar el conjunto.

Reubicados en el techo de la sala del comedor del palacio de los Monsalves, se ensamblaron mediante una serie de cornisas y estructuras de carpintería así como un largo friso perimetral con pinturas decorativas sobre madera para facilitar su encaje en el nuevo espacio.

La obra principal, localizada en el centro de la composición, representa la Asamblea de los Olímpicos, presidida por el dios Júpiter en uno de los lados menores. Se ha presentado con sus atributos clásicos, el cetro, el ojo, el haz de rayos bajo su pie izquierdo y una cornucopia de frutos sobre el pie derecho, símbolos de su dominio sobre todo el universo y dos urnas a cada lado,

En el lateral derecho, ocupando la esquina más cercana a Júpiter, se sienta Apolo, dios hermoso de la música y la poesía coronado de luz, que toca la vihuela de arco en recuerdo del propio Juan de Arguijo, reputado músico y cantante al que se le conoce un soneto dedicado a la vihuela. Recostado sobre Apolo, el dios Mercurio, identificado por el casco alado y el caduceo que lleva en una de sus manos y una espada en la otra. Tras él, Cupido clava una de sus flechas a una bellísima Venus, que ocupa el extremo opuesto y en un extremo Vulcano con el martillo.

 

casa_poeta_arguijo_panel_decorativo

 

 

 

Aquí puedes oír cómo sonaba una vihuela

 

Enfrentada a Júpiter, la diosa Juno, con corona y manto rojo, en un segundo plano, un pavo real, símbolo de la diosa y Neptuno con el tridente, a la izquierda. Junto a él se sitúa Diana, semidesnuda, coronada con la media luna y las flechas como símbolos de la caza. A su lado, de mayor tamaño, el dios Marte, luciendo un hermoso casco y portando el escudo y la espada, en alusión a su carácter guerrero y a su lado, Saturno con la guadaña. En la parte central del lienzo se muestra la franja del zodiaco y una balanza en el eje central de toda la composición.

Los cuatro lienzos restantes son también de temática mitológica. Representan el rapto de Ganímedes, la caída de Faetón, a Astrea como personificación de la Justicia sosteniendo la balanza y la espada, y finalmente una figura femenina, quizás una Furia, identificada por la antorcha y las serpientes, de controvertida identificación.

Completan el conjunto pictórico el escudo de los Arguijo y una cartela con el texto en latín “GENIO ET MVSIS DICATUM. A .S .MDCI”.

El alegoría a la que hace referencia toda la composición es el elogio a la figura de Juan de Arguijo, genio protegido por las musas.

Por la fecha que aparece en la dedicatoria (1601) sabemos que estamos ante el primero de los tres ejemplares de techos con pinturas de tema alegórico existentes en Sevilla. Le siguen el que se pinta en 1604 para el tercer duque de Alcalá en la Casa de Pilatos y finalmente encarga el cardenal Niño de Guevara para las dependencias del Palacio Arzobispal. En los tres casos, su concepción está íntimamente ligada a las figuras de sus comitentes: personajes de educación humanista que se mueven en círculos de eruditos, poetas y pintores que celebran en sus domicilios reuniones y tertulias al modo de las academias italianas.

 

41-2012-P03-004 (Custom)2 41-2012-P05-035 (Custom)241-2012-P05-039 (Custom)2

 Faetón2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En relación a la autoría del conjunto, habría que precisar, por un lado el autor o autores del programa iconográfico, y por otro la ejecución material del conjunto pictórico. Para algunos autores como Rosa López habría sido Juan de Arguijo el autor de la iconografía, ya que había realizado composiciones similares como las diseñadas para las fiestas del Corpus de 1594.

Sin embargo, otros autores opinan que el ideólogo fue Francisco de Medina, preceptor del Duque de Alcalá que, asimismo, compuso el tema central de los techos de la Casa de Pilatos, pintados por Francisco de Pacheco en 1603. El tema central hace alusión al propio Duque,personificado en la figura de Hércules, que asciende al Olimpo con un afán moralizante, como confirman las inscripciones y dedicatoria que ostenta.

En esa estrecha relación que unía a pintores y poetas en esa "Academia sevillana", se ha pensado también que Pablo de Céspedes, muy vinculado a Italia, pudo participar en la conformación del programa iconográfico de las pinturas, de las que en algún momento, se le ha creído autor material ya que era también un reputado pintor y escultor, arquitecto y poeta.

En relación a la autoría material, José Gestoso la atribuyó a Francisco Pacheco, comparándolo con el techo que pintó para las estancias de la Casa de Pilatos, pero en la actualidad, conocida la amistad que unió a Juan de Arguijo con el pintor Alonso Vázquez y el manejo más diestro del color de este último, se considera como obra del mismo.

Escudo familiar2

  casa_poeta_arguijo_leyendaUT PICTURA POESIS

La célebre frase de Horacio “ut pictura poesis” que podemos traducir como “la pintura es así poesía” toma vida en el techo de la Casa del poeta Juan de Arguijo.

Más allá de su temática mitológica, las pinturas componen una referencia común y prioritaria a la poesía y es en la obra de esos artistas, algunos de ellos poetas y pintores, como el propio Arguijo, Pablo de Cespedes o incluso Francisco de Pacheco, donde hay que buscar un significado más profundo.

En realidad, es la historia de esa Sevilla culta y cosmopolita en la que se estaba desarrollando una gran actividad artística e intelectual, donde se produjo esa confraternización entre artistas, poetas, pintores y humanistas, algunos de ellos formados en Italia, que se reúnen en tertulias para realizar empresas comunes.

No hay que olvidar que la Casa de Arguijo era uno de los espacios en los que se reunía esa “academia sevillana” en la que convivían pintores, poetas y literatos. Allí se fraguaron parte de las empresas artísticas en las que aplicaban el conocimiento exhaustivo de los temas clásicos para dar un nuevo significado a esas imágenes de la mitología antigua. Así, bajo esa representación de la Metamorfosis de Ovidio a la que alude en primer término este conjunto pictórico, habría que buscar una metáfora más profunda de algunos de aquellos temas que preocupan al propio Arguijo y a la Sevilla de su tiempo.

 

triangulo3