Presentación

Los promotores

Cronograma de actuaciones 

 

La iglesia de San Jorge del Hospital de la Santa Caridad es uno de los inmuebles religiosos más importantes y de mayor interés cultural de la ciudad de Sevilla. Su interior articula un programa iconográfico ideado por Miguel de Mañara donde, a través de la mano de grandes artistas de la época, se plasmaron en escultura y pintura las acciones de misericordia que realizaba esta institución.

En los trabajos decorativos del interior del templo intervinieron maestros de la talla de Pedro Roldán, Bernardo Simón de Pineda en escultura y retablística, y Juan Valdés Leal y Bartolomé Estebán Murillo en pintura.

Lienzos y retablos forman parte del programa iconográfico de esta Iglesia, fiel reflejo de la espiritualidad barroca de la época. El conjunto de los seis cuadros que Bartolomé Esteban Murillo pintó, junto con el grupo escultórico del retablo mayor, realizado por Pedro Roldán que representa el entierro de Cristo, describen las siete obras de Misericordia. En ellas se plasman episodios del Antiguo y del Nuevo Testamento, como se evidencia en las obras de gran formato "La multiplicación de los panes y los peces" y "Moisés haciendo brotar agua de la roca de Horeb". Estos dos lienzos además de su significado y lo que representan, dar de comer al hambriento y dar de beber al sediento, se han relacionado, por su ubicación, con el Sacramento de la Eucarístia.

Se trata de dos cuadros, de grandes dimensiones y muy apaisados, que se realizaron para ser ubicados a ambos lados del retablo mayor, en los muros perimetrales del presbiterio. Junto a ellos, Murillo pintó cuatro cuadros, de formato más pequeños, y otras dos grandes pinturas para ser ubicados en sendos retablos lienzo.

En los cuatro primeros se representa "La curación del paralítico", "La liberación de San Pedro", "Abraham y los tres ángeles" y "El retorno del hijo pródigo". Respecto a los dos últimos cuentan la historia de dos santos que consagraron su vida a los pobres como "Santa Isabel de Hungría curando a los tiñosos" y "San Juan de Dios transportando a un enfermo".

En 1810, durante la ocupación francesa la iglesia fue expoliada, siendo trasladados muchos de sus cuadros hasta Madrid. Por suerte, estos dos grandes lienzos fueron devueltos a su ubicación original, aunque otros siguieron el camino hacia Francia.

 

murillo22 

     

 

murillo22